CVV

CVV son las siglas que definen el Código Valor de Verificación (Card Verification Value) de las tarjetas bancarias que comprenden un cifrado numérico de tres o cuatro dígitos, único y confidencial, en cada tarjeta. Este código aparece en las tarjetas de crédito, débito y prepago.

cvv

Sus siglas pueden variar dependiendo de cada ente emisor. Es por ello que podemos encontrarlas con distintas denominaciones tales como CVVC (Card Verification Value Code), CVD (Card Verification Data), CCV (Card Code Verification), CSC (Card Security Code) o CVN (Card Verification Number). Todas cumplen el mismo objetivo.

El CVV: Una herramienta online

El Código de Valor de Verificación o Card Verification Value, por su equivalente en inglés, es una herramienta de mucha utilidad para llevar a cabo las compras en línea que cada día son más frecuentes.

El enfoque de las empresas encargadas de emitir tarjetas de crédito es el empleo masivo de esta modalidad en la adquisición de bienes y servicios, por lo cual esta actividad económica debe operar bajo la premisa de la más estricta seguridad.

La satisfacción del cliente está valorada en términos de su protección y que no sean vulnerados sus datos confidenciales.

El CVV cumple la función fundamental de garantizar su confianza como una herramienta online eficaz para frenar cualquier transacción fraudulenta.

Cómo localizar el CVV

que es el CVV

Si tu tarjeta es Visa o Mastercard, el CVV puedes ubicarlo en el reverso de la tarjeta, conformado por tres dígitos que aparecen impresos, no grabados, en cursivas en la banda destinada para la firma del tarjetahabiente.

Si la que posees es una tarjeta American Express, el código de seguridad está situado en el anverso o parte delantera de la tarjeta, formado por cuatro dígitos.

Tipos de CVV

Existen dos tipos básicos de códigos de verificación de tarjetas

  • CVV tipo 1(CVV1)

Es el código encriptado en la banda magnética de la tarjeta y se activa al emplearla en los puntos de venta. El lector lee de forma automática, generando el código y lo envía al emisor de la tarjeta y este autoriza la transacción si el código de seguridad es válido.

  •  CVV tipo 2 (CVV2)

Es el código más conocido y utilizado por los titulares. Es el que debemos introducir cuando accedemos a comprar online o vía telefónica.

Cuál es la función del CVV

CVV tarjeta

El objetivo primordial es fortalecer la seguridad al efectuar operaciones a distancia, ya sea por Internet, telefónica o cualquier otro sistema telemático que no dispone de la tarjeta en físico.

En el caso del CVV1, se asegura que la tarjeta está en poder del vendedor para el momento de la operación. En cuanto al CVV2, se demuestra que el titular la tiene en sus manos y no solo tiene el número.

Cada tarjeta contiene sus propios dígitos, correspondientes a un algoritmo al azar que aparece impreso y no grabado, de forma plana, lo cual imposibilita que pueda ser copiado mediante algún mecanismo si se intenta clonar la tarjeta.

La codificación no está registrada en la banda magnética (a diferencia del CVV1), ni en las facturas canceladas. Es, por lo tanto, responsabilidad del usuario quien debe resguardar con mucha cautela esta información.

Es importante resaltar que cuando nos sustituyen la tarjeta, bien sea por pérdida o vencimiento, este número de seguridad varía siempre. Igual sucede con la fecha de caducidad. Pero no con los números principales que identifican a la tarjeta.

La seguridad en compras online

CVV tarjeta

Los códigos cifrados encriptados o impresos en las tarjetas de crédito se usan de dos formas que, a su vez, permiten diferenciar dos tipos: CVV1 y CVV2.

  • El CVV1 o tipo 1: lo ejecutamos de manera involuntaria al realizar pagos en establecimientos comerciales a través de puntos de venta. Paradójicamente, teniendo la tarjeta a la vista, si la tarjeta es clonada y se duplica la banda magnética, el código de seguridad quedaría validado y podría ser víctima de algún fraude financiero.
  • El CVV2 o tipo 2: solo lo conoces tú y al efectuar cualquier compra no deja ningún registro o huella. Por ello, las compras en línea son menos riesgosas en tanto mantengas el control de la información y permanezcas alerta ante páginas engañosas e inseguras.

El vertiginoso incremento de las ventas por Internet se debe, en gran medida, al blindaje que nos ofrece al momento de ejecutar los pagos con tarjetas de crédito.

Para evitar ser víctima de fraude electrónico, debemos resguardar toda información confidencial de nuestras cuentas y tarjetas. De igual forma, verificar la reputación de los sitios virtuales. Además, hacer seguimientos periódicos a los movimientos bancarios.

Aunque se implementen mecanismos en la web para evitar las transacciones engañosas y fraudulentas, todos debemos contribuir a reforzar la seguridad.

Recomendaciones generales para tus compras en la web

  • Ten en cuenta que sólo tú conoces el CVV de tus tarjetas.
  • Evita exponer tus datos confidenciales por correo electrónico o cualquier otra vía en la web.
  • No compartas tu información bancaria con extraños.
  • Los comercios electrónicos no tienen acceso a tus datos confidenciales una vez culminada la transacción y deben poseer una capa de puerto seguro que encripta los datos de navegación.
  • Trata de abrir páginas seguras, que sean https, y para asegurar que tu conexión esté protegida, comprueba que en la parte izquierda tenga una barra verde en la que se lee «Es seguro».
  • Ten presente que tu entidad bancaria nunca te solicitará el código CVV.

Breve reseña histórica del CVV

El código de seguridad de las tarjetas fue implementado por primera vez en el año 1995 en el Reino Unido, por Michael Stone. Originalmente constaba de once dígitos alfanuméricos. Posteriormente, fue adoptado por la Asociación de Servicios para Pagos Limpios del Reino Unido.

En virtud del creciente auge de las transacciones sin tarjetas que se realizaban con mayor frecuencia por teléfono o Internet, el CVV se convirtió en una necesidad. Así es como las principales compañías generadoras de tarjetas de crédito deciden adherirse a este nuevo concepto como medida de protección a los usuarios internautas. Así, Mastercard se une en 1997, Visa en 2001 y American Express en 1999.